Category Archives

15 Articles

breve apunte sobre eso de 20millones3 en el NaNo de este año

Un par de personas me han preguntado si “La ciudad de los chacales” va a ser una continuación de 20millones3 y la respuesta es no. O bueno, no del todo.

“La ciudad de los chacales” iba a ser una novela en sí misma sobre la vida de Audra antes de llegar a Suburbia. Aparecía ya en aquella agenda que me hice hace mucho, mucho tiempo. A lo largo de los años he ido dándole vueltas y hace unos meses decidí que lo que quería contar sobre Audra funcionaba mejor como algo a medio camino entre una historia corta y una novela, lo que los ingleses llaman novella, valga la redundancia: en este caso algo entre 10mil y 20mil palabras. Si me ponía a escribirla durante el NaNo me estaría forzando a añadir cosas que, a la hora de la verdad, no me interesaba añadir.

En la misma agenda of doom que ya sabemos que no voy a cumplir aparecía “Mil formas de lavarse los dientes”, que iba a ser una colección de viñetas también en el universo de 20m3 porque i can’t let go for shit. Curiosamente aparecía prevista para el año 2016 así que aunque sea de refilón casi acierto y esto será lo más cerca que esté de cumplir con algo de aquella lista :P En el 2007, cuando puse todas estas cosas en fila por primera vez, toda mi relación con la ficción corta era la fanfiction y en realidad, aunque ahora ya haya escrito un par de cosas cortas y originales, estoy encarando esto igual. No tiene mucho sentido porque no sé hasta qué punto puedo escribir fanfiction de algo que es mío pero así son las cosas. El relato largo/novella de Audra estará incluido y de momento es el que dará título a la recopilación, que procederé a colgar de gratis total en los sitios habituales cuando acabe el NaNo.

Así que no, no es una secuela o al menos no directa. Algunos relatos serán anteriores a los sucesos de 20m3 y otros posteriores, y si hay algún personaje o algo de lo que os hubiera gustado saber más acepto sugerencias. Ya he ido apuntando ideas de algunos de vosotros, aparte de las que ya tenía, y no puedo prometer que las vaya a escribir todas pero quién sabe! En un giro super meta de los acontecimientos si os quedasteis con ganas de algo ahora no tenéis que escribir la fanfiction vosotros mismos, os la puede escribir la autora!

Pero dejad de pedirme porno de Sylwia, que ya vais unos (sorprendentes) cuantos.

 

nano 2015: ahora sí (más o menos)

Efectos secundarios variados de llevar tanto tiempo haciendo el NaNo y haberse convertido últimamente en casi el único momento del año en el que escribo:

1) Pienso mucho en escribir, generalmente alrededor de la idea del NaNo y de los proyectos que he empezado en él, pero no suele transformarse. También pienso en escribir en general, lo mismo que en actualizar los blogs, pero ahora mismo estamos hablando del NaNo y su ritmo y su mes de escritura constante. Ejemplo clásico: “Este mes quiero escribir un poco todos los días para volver a coger costumbre”. Soy una soñadora, seguiré diciéndolo, seguiré afirmando que este año sí o sí se hace el NaNo de verano, pero en fin.

2) Cosas a medias. Cosas a medias everywhere. El otro día alguien me dijo “pero bueno, luego lo terminas en el NaNo” y la verdad es que nunca he terminado una novela en noviembre. Jamás. Lo más cerca que he estado fue con Acquaforte hace un par de años y está comprobado que a medida que me acerco al final empiezo a alargarlo porque me aterroriza terminar algo durante el NaNo y que me falten 5mil palabras. Que visto así de lejos y en frío no es algo a temer porque boh, ya ves, será que no debo fanfic por ahí. Pero en caliente y en noviembre quedarme sin novela me llena de temor, así que no.

3) Cosas a medias arrastrándome a la zona de la playa donde no notas la corriente hasta que te levanta de los pies y te lleva al fondo. Cosas a medias enredándoseme en las manos y en los brazos y no dejando que me mueva hasta que venga Ella-Laraña a hacerme una chaqueta. Cosas a medias enfangándome la carpeta de Dropbox junto con veinte borradores de las pocas cosas que no están a medias, porque nunca acabas nada realmente, verdad? A veces pienso en empezar algo nuevo pero los fantasmas de todas las cosas que debería acabar primero me tocan en el hombro y me dicen que qué pasa con ellos, que si les voy a dejar ahí en el limbo. Entonces me prometo acabarlas antes del siguiente NaNo para poder dedicar noviembre a algo nuevo y fresco, y volvemos al punto 1.

4) Este es un punto positivo: conozco el terreno. Sé que nunca tengo un comienzo espectacular, al contrario que la mayoría de mis compañeros. Mi primer día suelen ser 2mil palabras (si estoy en casa) o en torno a 200 (si me pilla fuera, que sucede muy a menudo). La primera semana intento mantenerme a flote y generalmente lo consigo. Sé que cumplo las expectativas en la semana 2, también llamada la semana del puto infierno, y que la mejor suele ser la tercera, que es cuando se dan esos días escasos de 3mil o 4mil palabras. Curiosamente cuando llego a las 35mil palabras tengo un par de momentos de flaqueza que luego hay que recuperar, pero una vez alcanzo las 45mil me da cargo de conciencia irme a la cama. Generalmente el día que el contador pasa de 47mil es el día que termino, porque total, qué son 3mil palabras después de un mes así? También sé que no suele dárseme bien escribir por la mañana porque soy una procrastinadora nata habitante de la noche que da lo mejor de sí a oscuras y preferiblemente con una Magners cerca.

5) Actualizar la cuenta y ver cómo cambian los colorines de la hoja de Excel sigue molando tanto como en 2004 porque gracias a dios hay cosas que nunca cambian.

6) Sé que a veces en lo más crudo del crudo noviembre me quedaré sin palabras. Da igual que sepa exactamente qué escena viene después y lo que llevan puestos los personajes, perderé la capacidad de juntar frases. Lo mejor que puedo hacer es dar un paso atrás y alejarme de lo que estoy haciendo. Esto ha ido en aumento con la vejera: hace unos años me bastaba con cambiar el punto de vista o saltar a otro momento de la historia, pero el año pasado tuve que cambiar de historia por completo. Independientemente de lo que digan las reglas creo que mientras tengas 50mil palabras escritas en noviembre, los dioses del NaNo han recibido su sacrificio, así que cero culpabilidad al respecto.

Y llegados a este punto es cuando os comento, a los que hayais leido hasta aquí, que por fin (a 24 de octubre, QUÉ VERGÜENZA E IGNOMINIA, ADHI) sé lo que voy a hacer este año, y son dos cosas. Voy a terminar (o acercarme, ver punto 2) “Tres balas para Daniel Rudabaugh”, que ya va siendo puta hora, y voy a comenzar aquella idea que tenía de la colección de relatos de 20millones3, que tendrá viñetas cortas e historias más largas que no sabía dónde poner. La mezcla justa de responsabilidad y “pues es que me apetece”, espero :P

quieres un ejemplar de 20millones3? (sí? en serio? bueno, tú sabrás… :S)

Como muchos sabéis, y si no lo sabéis ya os lo cuento yo ahora, una de las cosas guays que te pueden pasar por ganar el NaNo, aparte de la posibilidad de acabar una novela y que mole (me han contado que sí que pasa), es que hay varios “premios”, por así decirlo, a la constancia y el insomnio. Cuando cruzas la línea final y suponiendo que aún no hayas matado a nadie, o tengas conexión a internet en la carcel, recibes varios códigos promocionales para distintas cosas. Uno de ellos es un código para pedir dos copias de tu libro gratis, impreso bonicamente, a CreateSpace. Normalmente suelo dejar pasar el tiempo pero este año había un par de personitas que querían copia impresa, así que terminé usando mi código y el de JP.

En resumen, que 20millones3 ya está disponible en formato físico.

Además el lunes terminaré de publicarlo online en AO3, Wattpad y LJ, así que para celebrar el fin de su periplo de 7 años he decidido regalar uno a alguno de vosotros pobres almas en desgracia, que me habéis sufrido tanto tiempo.

Quieres uno? Pues para participar en el sorteo yo qué sé, se me da fatal el marketing, simplemente dímelo. Dime “Oye Adhi, méteme en el sombrero pa’l sorteo” por aquí, en un comment, por email, por FB, por twitter, por gorrión mensajero, por WhatsApp, escribiendo en la tapia del parque con la sangre de mis enemigos, o de los tuyos, como más rabia te dé. Simplemente házmelo saber, que ya sé que la etiqueta sorteril internetera exige que os obligue a compartir tuiteos y agobiar a vuestras flists, pero me da mucha vergüenza, así que nada. Con que me hagáis saber que os interesa vamos volados todos :D Yo ya os iré metiendo en una lista con numerito adjudicado.

El sorteo se realizará el jueves 5 de junio, cuando vuelva de mi último examen y me derrumbe en el sofá. No puedo garantizar que haya un notario presente pero haré todo lo posible por ser muy seria y cerrar los ojos muy fuerte a la hora de darle al random, os lo prometo.

(PD: se sortea un ejemplar y está abierto interplanetariamente)

20millones3 ya corretea por los prados de Amazon

ebook

Más concretamente en esta esquina. No voy a dejar de publicarlo gratuitamente; todo seguirá como hasta ahora, con dos capítulos a la semana en AO3, Wattpad o LJ, porque ya sabéis de mis movidas mentales con la autopublicación y esas cosas. Así que técnicamente eso, quien quiera seguir leyéndolo gratis puede hacerlo, y quien quiera tener el ebook (con portada! Y capítulos indexados (o igual no, igual sólo con saltos de página entremedias!) puede tenerlo por el módico precio de un euro y medio.

(La adquisición del ebook también implica que si un día coincidimos en la misma ciudad os deberé un café)

todo en el último momento

Ay, los plazos de entrega. Esas cosas que sólo sigo a pies juntillas si me los pone Chris Baty en un pep talk directo a mi buzón. El resto del tiempo o se me olvidan, o los doy por perdidos, o:

Que es lo que va a pasar con la promesa que le hice a Fer de terminar Niños para el 2 de Julio, que luego se convirtió en la promesa de terminar Acquaforte para el 2 de Julio, que ahora es la promesa que hice pensando, ilusa de mí, que una vez que terminase los exámenes (la semana pasada) tendría todo el tiempo del mundo para escribir, hacer ganchillo y mirar a las musarañas. Lo del trabajo a jornada completa que se vuelve trabajo a semana completa en verano era solo una nota al pie en el libro de mi verano, por decirlo poéticamente. También podríamos decir que se me olvidó por completo que trabajo a tiempo completo, y por tanto el concepto de “acabé el curso! festival!” ya no sirve de nada. Terminé los examenes el viernes pasado y puedo asegurar que todavía no he podido tirarme a la bartola en condiciones, sin estar pensando que en unas horas o unos minutos tenía que ponerme a hacer algo que no se podía retrasar más. Uno de los plazos que sí que he cumplido ha sido el de mandar a 20millones3 a que le dé el aire por ahí una vez más, en el último minuto.

El 2 de Julio está ahí, a la vuelta de la esquina, y también tengo que escribir algo para el intercambio de Invernalia. Mientras tanto me siento muy Calvin y calculo la cantidad y calidad de puppy eyes que necesitaría para que el 2 de Julio se convirtiera en el 2 de Agosto.

an open door i’ve never seen…

No sé muy bien cómo empezar este post, así que me voy a remitir a los hechos y luego (puede que) a una cantidad indeterminada de “HDSGKSAHGKDSAHGSDAKHDGAKHDSAGDKJHGDHBXKHDFS” variados como los entremeses.

A finales de enero decidí que 20millones3 había llegado a un punto muerto en el que ya no le veía sentido a intentar moverlo por agencias y editoriales, así que empecé a publicarlo en internet a capítulo por semana. Cos y Fer lo mencionaron en sus respectivos facebooks, como las personas adorables y spammers que son, y ahí quedó la cosa.

Al día siguiente me llegó un mail inesperado: Elena, una agente de ZW Agencia literaria, había visto el spam enlace en el facebook de Fer. El primer capítulo le había gustado mucho y si me interesaba intentarlo le gustaría leer el manuscrito completo.

Mi reacción fue (sí! lo habéis adivinado!): HGSFJSGSHDMJGFKLJÑUAHDGÑUSAGFUADFD. Y mandárselo, claro. Fueron semanas muy duras; semanas de histeria y saltos cada vez que veía el (1) en mi bandeja de llegada de gmail. Desde aquí aprovecho para cagarme en los muertos de gtalk por mandar todas las últimas frases en formato de correo, por cierto ¬¬U. No quería hacerme ilusiones, pero es rematadamente difícil no hacerse ilusiones con algo así, así que pasaba por momentos de “joooooo, anda que si me cogen?” a “NO! DEJA DE PENSAR EN ELLO! YA HAS ESTADO AQUÍ, YA SABES CÓMO VA! CÉNTRATE Y SACA LOS APUNTES”. Así que seguí posteando, semana a semana, tratando de mantener a ese goblin esperanzado a dieta aunque insistiera en escaparse a meter los dedos en todos los botes de cosas grasientas y llenas de azúcar que encontrase.

Esta historia viene con spoiler, claro está, porque si estabais siguiendo 20millones3 sabéis que hace unas semanas dejé de postear y borré todos los capítulos publicados hasta el momento. Sí, fue por esto. El día anterior Elena me había escrito para decirme que querían que firmase con la agencia. Mientras me volvía moderadamente (JA!) loca y llamaba a casa se me arruinó el puré de patatas. Además, con el ataque de bilirrubina le mandé el mail respuesta de “Sí! Me encantaría que me representaseis!!!” a mi madre, que no pensó nada raro de recibir un correo que comenzaba con “Hola Elena” y seguía con “Sí! Me encantaría que me representaseis!!!” (en realidad no usé las tres exclamaciones porque, contrariamente a lo que pueda parecer, se me da bastante bien aparentar una lozana y razonable satisfacción cuando en realidad estoy a punto de atravesar el techo de la histeria).

Así que 20millones3 tenía que volver a su cajón, o más bien a un cajón ajeno. Si alguno estabais leyéndolo me disculpo otra vez, porque sé que tiendo a dejar las cosas a medias en general pero por una vez no fue vagancia, sino causa de fuerza mayor. Y no podía o no quería gritarlo a los cuatro vientos todavía porque mi goblin, una vez resuelto el primer interrogante, se puso pesimista, sin duda por la falta de chocolate, y cada vez que pensaba en anunciarlo arrugaba la nariz y preguntaba “Pero tú estás segura? Porque mira qué papelón si al final por lo que sea se cae la cosa, eh, y tienes que ir a decir que no, que falsa alarma, que vuelvan todos a sus casas que aquí ni agente ni ataque zombi ni zanahorias en escabeche…”. Hasta hoy. Hoy, zanahorias en escabeche, ahí estoy, como si fuera una escritora. Una escritora seria, además, de las de foto en blanco y negro.

(me parece muy curioso, además, que hoy uno de mis compañeros me haya felicitado el cumpleaños hoy con profecía y todo, “May it be a joyous day and may you find one of your dreams fulfilled today“)

Le he aumentado la dosis de calorías diarias al goblin pero aún no pienso dejarle comerse la tarta entera. Al contrario que mi madre o JP, sé que un agente no garantiza que me vayan a publicar en la vida. Pero ahora también puedo decir que, joder, es un subidón que alguien crea en tí de una forma tan inesperada y tan, no sé, oficial, así de repente, y encima decida quitarte de las manos la parte más coñazo de escribir.

En resumen:

SFKLDGFFSKLJBJASDHDSÑUGLJHBJKCVJKSDBDFKJHDSKHJFDS

Auto-publicarse, no auto-publicarse, originales en archivos de fanfiction y otros pajaritos en los campos de remolacha

La mayoría de vosotros conocéis bien mis opiniones sobre la auto-publicación. Para los que no, no tengo nada en contra de Lulu y similares, ni contra la gente que se auto-publica, así de primeras. Me parece un sistema muy válido para dar salida bonitamente a una novela, que siempre hace ilusión, y si encima consigues que la compre alguien más que tus amigos y te sacas unas pelillas pues guay. NaNoWriMo, por ejemplo, regala desde hace años impresiones de prueba de CreateSpace a sus ganadores, que yo uso de vez en cuando para regalarles cosas vergonzosas a la gente a la que quiero pero que también puede usarse para fines menos cochambrosos ;P

De segundas la cosa se complica porque, por lo que he visto hasta ahora, muchos de los escritores que se auto-publican tienden a entrar en fase de negación sobre el prefijo “auto-” dos días después, primero disimuladamente, cuando la gente que cree que todos los libros vienen de Mondadori o Ediciones B les felicita por “haber sido publicados” y ellos, en vez de decir “ah, me he publicado yo mism@, pero gracias” se limitan a hinchar el pecho y decir “jo, gracias, me hace mucha ilusión ver mis libros publicados”, como si la cuenta en CreateSpace se la hubieran montado los duendes que viven en lo más profundo de los bosques de Internetalia. A partir de ahí, monstruos y diversos grados de morro echado a gusto del consumidorproductor, como tuvimos la desgracia (pero nos lo pasamos muy bien, también hay que decirlo) de presenciar Fer y yo años ha con una chavalita que iba por ahí comparándose con GRRM y engañando vilmente con sus delirios de grandeza a cuanto despistado terminaba en su blog. Sabía venderse de puta madre y no se la caía ni un poco la cara de vergüenza cuando hablaba de “mi editor cree que la primera edición va a agotarse pronto” y “buenas noticias, la tercera parte de Las Ladillas Del Lagarto Con Lentejuelas será publicada el mes que viene!”. Publicaba con Entrelineas, encima, que ya es un caso para dar de comer aparte, porque bajo la apariencia de una editorial seria no dejaba de ser más auto-edición, y encima teniendo que pagar una pasta gansa por adelantado para que te publicasen.

A lo que vamos, cuando me preguntan “Bueno, pues si no sale la cosa con editoriales de las de toda la vida, por qué no te autopublicas?” me cruje un poco la mandíbula. Como he dicho, sé que la auto-publicación no es ni mala ni buena, es una nueva manera de hacer las cosas, sin más. Pero algo en el fondo de mi cabeza, y esto es mi opinión personal sobre por qué no lo hago yo, que nadie se lleve las manos a la cabeza, sigue susurrándome que es un poco hacer trampa, como teñir algo amateur con colores profesionales y esperar que la gente, que en estas cosas anda muy colgada de la parra, se crea con menor o mayor influencia por tu parte que una novela editada en Lulu ha pasado por el mismo proceso que una editada en Alfaguara. Así que por ahora es algo que miro de reojo y lo uso para lo justo (dar por culo y quitarles espacio en las estanterías a mis amigos).

Sin embargo aquí llegamos a un caso concreto con 20millones3. La carrera interna de 20m3 ya no da para más: escribí un larguísimo primer borrador, recorté, mandé a concursos, recorté más, mandé a editoriales, pulí más, mandé a agentes, me llevé un cabreo importante por la forma de la respuesta (que no por la respuesta) y aquí estamos ahora. 20millones3 jamás va a ser publicada por una editorial seria y no tengo problema con ello, pero ahora me encuentro con la pregunta: y ahora qué? Es un libro, y como la persona que lo ha escrito yo ya no tengo nada más que hacer que dejar que, si alguien quiere, lo lea. Pero no quiero autopublicarlo por si me ataca ese virus de darme importancia y termino yendo por ahí diciendo a quien quiera oirme que “tengo una novela publicada” por mucho que sí, téeeeeeecnicamente la tendría, pero… reasons.

En resumen, que he vuelto a mis origenes de escritora de fanfiction y decidido que lo mejor que puedo hacer para desbloquear este logro es publicarla como si fuera fanfiction: semanalmente en LJ y en Archive of Our Own, bajo la categoría de “originales”, totalmente en abierto y sin codificar. Y que vuele, como Petri.

call the waaaahmbulance

Mentiría si dijera que no me afectó el tema del informe algo más de lo que sugería el post al respecto. No por la negativa en sí, que era una posibilidad muy realista y cercana, sino por la forma de la negativa. Y no es una cosa de la que se pueda hablar así por así, porque todos conocemos la historia: aspirante a escritor que manda una novela, novela que es rechazada, aspirante a escritor que se rebota y le busca tres pies al gato. Así pues, la novela fue rechazada y eso es así, punto. Sin problemas.

Lo que me ha frustrado ha sido el informe como informe. Lo que tal vez haya estado paralizándome a la hora de abrir el Word estos meses sin que ni siquiera me diera cuenta ha sido que la persona que ha decidido si pasaba o no pasaba me lo anunciara con errores gramaticales y frases que empezaban en Murcia hablando del tiempo y terminaban en Montevideo preguntándose por los resultados de la liga de carreras de sacos, y un informe de lectura que más que informe de lectura era “yo lo habría hecho así y esa es la única forma”.

Lo que me ha tocado los cojones, hablando mal y pronto, es intentar entrar a un sarao de leones y tigres siendo un pastor alemán, y que el tío de la puerta que dice que no soy lo suficientemente guay para entrar sea un chihuahua medio calvo con tiña.

Puede que haya sido eso o puede que no, que simplemente esté cansada y frustrada porque en realidad pienso lo mismo que el chihuahua (pero con menos orgía gramatical) y jode. Y tampoco me puedo quejar por lo antes mencionado: todo el mundo espera que me queje e insista en que la novela merece la pena y el informe está equivocado. No, coño, la novela obviamente no lo merece. Pero que el informe es un informe de mierda y me han timado bien timada y sin esperarlo, también.

but you can’t reach anybody

Un día en clase mandan un trabajo, temática libre. Como toda tu vida has estado fascinado con Recesvinto decides darle sus quince minutos de gloria y hacer el trabajo sobre la influencia de Recesvinto en la cría del abejorro peninsular durante el siglo VIII. Por el contrario Chindasvinto nunca te ha interesado (ni la mitad de atrayente, dónde vamos a parar), pero claro, en algunos puntos hay que mencionarlo porque después de todo su afición por la experimentación genética entre huertas de fresones estuvo ligeramente relacionada. Así que le mencionas aquí y allá, pero pones un interés especial en dejar claro a lo largo del trabajo que aquí de quien estás hablando es de Recesvinto y sus abejas.

Entregas el trabajo, aunque por diversas razones y porque eres un poco chapucillas sabes que hay cosas que te bajarán nota; en algunos sitios te has dejado el hipervínculo a la página de Wikipedia, la introducción la has escrito a toda prisa en el cambio de hora después de gimnasia y la conclusión tiene un tamaño de fuente el triple que el resto para disimular que no tenías ganas de pensar en las tres páginas obligatorias. En general tu tocho de papel podría haberse beneficiado de un poco más de planificación. No es un buen trabajo, para qué negarlo, pero al menos te dices que has dejado claro lo importante que fue la investigación de Recesvinto para el futuro de la apicultura europea. Lo demás entra dentro de lo planeado.

Y entonces el profesor reparte los trabajos corregidos y te llama al despacho. Que hay muy poco Chindasvinto. Que si querías hablar de fresones tenías que haber resumido un poco tanto Recesvinto y haberte centrado en Chindasvinto y desarrollado su investigación fresonera, pero que no lo has hecho y por tanto tu trabajo sobre Chindasvinto y los fresones está suspenso. “Pero es que yo estaba hablando de Recesvinto y los abejorros”, tienes ganas de decir, pero este profesor está muy ocupado y después de regañarte por las cosas que ya esperabas y repetir otra vez que la próxima vez más fresones y menos abejorros, te empuja fuera del despacho y cierra la puerta. Así que te quedas con cara de tonto pensando que joder, pues sí que tienes que ser idiota y expresarte con el culo para estar hablando de los abejorros y que la gente en su lugar dé por hecho que lo tuyo son los fresones y que, encima, si estás hablando de fresones lo estás haciendo mal.

Pues así me ha dejado el informe de lectura.