a 9 horas del abismo (sin drama)

by adhara

En unas horas estaré mirando aterrorizada a la página en blanco sin saber muy bien cómo me he vuelto a meter en este berenjenal, porque si algo no cambia es esa sensación de “por qué me hago esto a mí misma año tras año? Tanto me odio?” que arrastro hasta la palabra 49.997. Hay gente que disfruta con esto del NaNo, de principio a fin, y les tengo mucha envidia. Tampoco ayuda que este año esté siendo la puta peste y que esté premenstrual perdida, pero no sólo tengo ansiedad mental e histeria hormonal. Tengo más cosas.

Tengo una botella de Magners (bueno, Bulmers) en la nevera y galletas de chocolate y un portátil que aún funciona a pesar de los intentos de mi torpeza congénita por reventarle. Tengo no uno ni dos sino tres proyectos (a última hora se han unido los últimos capítulos de Acquaforte) y tengo una report card que rellenar. Tengo las pep talks de Chris Baty y dos ediciones de No Plot No Problem (y en una de ellas salgo yo!). Por primera vez tengo incluso un par de wallpapers de esos con la cuenta de palabras mínima para llevar día a día, inspirada por los que le vi a Canal Nostalgia en su twitter. Tengo a K y a Fer y a Fire y a Gin y a otra gentuza. Tengo cosas que contar y si no las tuviera pues tendría que inventármelas, qué remedio, que de eso va todo esto.

No hay dolor. O si lo hay, pero nos mola. O no nos mola, pero qué cojones.nano15-01

nano15-02