informe de la situación: semana 3 (con retraso porque cómo no)

by adhara

Las cosas están tal que así:

IMG_20151123_115646 IMG_20151123_115633

Ayer escribí 3200 palabras y conseguí ponerme al día por primera vez en, bueno, días. La mayor parte de mi tiempo en la semana 3 se ha ido en esos desastres que veis en las fotos y en querer ver a todo el mundo antes de irme. El problema es que hoy no voy a poder escribir por eso de querer pasar un rato con mi familia antes de mudarme a otro país. Y mañana me pasaré el día entero mudándome a otro país y todos sabemos lo bien que se me da el encogerme de hombros, poner voz de persona que sabe lo que hace y lo hace y decir “bueno, voy a tener muchos ratos muertos en aeropuertos y esperando autobuses, me pondré a escribir”, pero también sabemos que los aeropuertos me bloquean hasta el extremo de no poder hacer nada más complicado que leer novelas de Gossip Girl y comer galletas, tiendo a desesperarme de esperar y además me mareo en todo lo que no sea un tren sin paradas y a velocidad constante (me mareo en las salas de espera de los aeropuertos porque yo qué sé, fuck my life). Además Jaqen no está para muchos trotes y todo lo que escriba en esas hipotéticas sesiones aeroportuarias tendrá que ser a mano, lo que implica… qué? Llegar muerta a las 9 de la noche a mi destino después de 12 horas acarreando 30 kilos de maletas por Inglaterra y ponerme a pasar el NaNo a limpio? Suena totalmente a algo dentro del reino de las posibilidades, sí.

Esperemos lo mejor pero preparémonos para lo peor: hoy intentaré llegar al mínimo en el rato que mis padres se echan la siesta y mañana lo marcaré como el único día de este noviembre en el que no escribí absolutamente nada. Es un record, de hecho: otros años ha habido varios días de cero palabras pero este he escrito todos, todos, todos los días, por mucho que algunos fueran ocho palabras. Que no sé qué es peor porque afrontémoslo, es un poco peripatético. Así que sí, escribiré algo en el aeropuerto, o esperando al bus, o en la estación, o esperando al siguiente bus, o en el otro aeropuerto. Con un poco de suerte, más de ocho palabras. Pero no puedo contar en seguir al día y después ya estaremos a 25 y estoy un poco con el agua al cuello.

Semana 3, tú antes molabas.